Diferencia exagerada

Si algo hay que resaltar de Botafogo es su condición de equipo utilitario que sabe de qué manera jugar este tipo de finales. Ya sea resistiendo cada subida del rival o bien condicionando al árbitro ante cada fallo a favor o en contra. Así se juegan este tipo de duelos coperos y por eso se llevaron la clasificación. Más allá de que el global de 4-0 le resulte exagerado incluso al más fanático torcedor carioca. 

Defensa falló en el área rival. Tuvo monopolio del balón durante todo el primer tiempo y atacó sin sufrir atrás con buenas intervenciones de Merlini y Blanco. Ya en el complemento el plan de atacar fue el mismo, pero una contra letal de Erik empezó a embargar las aspiraciones locales. Mucho más todavía con el 2-0 producto de un penal nacido de otra contra. 

El 3-0 fue un golazo desde casi la mitad de la cancha que no tiene ningún análisis posible, solamente sirvió para hacer que la diferencia sea totalmente desproporcionada a la realidad. Pese a que la serie ya estaba sentenciada, el once de Nicolás Diez siguió atando en busca de aquel gol del honor que nunca llegó. Por eso se ganó el aplauso del Matadero. Esta vez el ser protagonista, no rindió su fruto.


Suscribite a nuestro canal de Youtube: @tododefensatv