Una espera interminable

Parece mentira que Defensa haya esperado tanto tiempo para volver a ganar en casa. La localía que fue la principal fortaleza del club en estos años comenzó a ser un problema luego de aquél histórico 3-2 contra Banfield del 11 de marzo. Desde ese día se jugaron ocho partidos en el Tomaghello que parecieron ser cien ya que la vigilia por el triunfo se hizo interminable.

La paciencia por volver a gritar un gol también fue extremadamente larga ya que el último fue de Rojas ante Unión el 31 de marzo. 

Esta fatídica racha sin imponerse en Varela fue la más larga de la historia del club y más allá de que en este campeonato se rescataron victorias fundamentales de visitante, el no haber convertido aquí es la principal razón por la cual el Halcón está lejos de todo.

Hoy suma 17 puntos y si bien no es mucha la diferencia con respecto al último que entra a la Sudamericana, hay muchos clubes en el medio a falta de 9 partidos. Si Defensa gana el próximo de local ante Godoy Cruz, tendrá un cierre de año en un lugar que no es de privilegio pero tampoco catastrófico. Eso si para los duelos del 2020, retoma la costumbre de ganar ante su gente. 

Suscribite a nuestro canal de Youtube: @tododefensatv