En Libertadores nadie perdona

 
Defensa está padeciendo demasiado la jerarquía y la eficacia de los rivales en la Libertadores. Son equipos de experiencia que no necesitan ser amplios dominadores para llegar al gol y una vez que se ponen en ventaja saben administrarla, defenderla y hacerla valer. 

Aún cuando Defensa manejó la tenencia en el primer tiempo y también con un hombre menos en el ST tras la expulsión de Adebayor, Olimpia esperó agazapado. Y lastimó por intermedio de dos pelotas detenidas, que en la previa se sabía que era el arma principal de los guaraníes.

El once de Crespo no estuvo cómodo y si bien tuvo la pelota, le costó la generación de situaciones claras. Los hombres clave estuvieron imprecisos arriba. Las variantes no surtieron efecto tampoco y solamente sobre el final  Benítez destrabó el arco contrario. 

Faltó tiempo para poder acorralar al local e ilusionarse con la hazaña. Eso y acomodarse a la idea de que en la Libertadores nadie perdona.

Suscribite a nuestro canal de Youtube: @tododefensatv